sábado, 24 de junio de 2017

Ruta a la Charca de Las Nutrias en el Río Castor (Estepona)

Charca de Las Nutrias

Río Castor

Charca de La Piedra

Río Castor







Powered by Wikiloc

Descargar track


Ruta a la Charca de Las Nutrias en el Río Castor (Estepona).

Hoy Juan de Dios nos propone volver a hacer una ruta que discurre por el cauce de un río, en este caso se trata del Río Castor; que nace en la vertiente sur de Sierra Bermeja, su cauce discurre de norte a sur, con un trazado poco sinuoso, con disposición casi perpendicular a la línea de costa y paralelos a otros ríos como el Padrón, el Guadalmina y el Guadalmansa.
Durante el recorrido tenemos dos zonas diferenciadas; el primer tramo discurre sobre peridotitas, rocas que al ser erosionadas se van disgregando, por lo que el río transcurre entre materiales permeables, de ahí su poca profundidad y mayor amplitud del cauce y en una segunda zona, de apenas 600 metros, donde el río atraviesa una zona de mármoles, rocas impermeables y solubles en determinadas condiciones. El agua va disolviendo la roca dando lugar a  paredes verticales y acumulándose en las depresiones debido a la impermeabilidad de la roca. Es en esta zona donde se forman las grandes charcas separadas por pequeños saltos de agua. Un poco más arriba tras atravesar la mayor “La Charca de las Nutrias”, se termina el afloramiento de mármoles y el valle vuelve a abrirse sobre peridotitas, volviendo el aspecto del cauce bajo de río.

Tenemos que recordar que avanzar por el río no es excesivamente complicado, pero tampoco es fácil para los menos acostumbrados; el suelo está formado por miles de cantos rodados, algunos de los cuales no están asentados y se mueven al pisarlos  por lo que hay que prestar atención, sobre todo con las piedras recubiertas de verdín porque resbalan mucho y podemos tener una mala caída. También este río tiene varios tramos que según la época en que vayamos, el agua puede alcanzar los 2 metros de altura, así que deberemos llevar unas bolsas o botes estancos si queremos preservar nuestros artefactos electrónicos y nuestras viandas. 
Para comenzar desde Málaga hay dos opciones: si tomamos la autovía A-7, la dejaremos una vez pasado el punto kilométrico 161 y por la autopista AP-7, nosotros después de valorarlo decidimos por esta última.
Para ello salimos de Málaga por la A-7 en dirección Cádiz y solo cuando estamos en la circunvalación de Marbella es cuando tomamos la autopista AP-7 y tras pagar 5 € (estamos en temporada alta) seguimos hasta el punto kilométrico 160 donde encontramos la Estación de Servicio Río Castor donde dejaremos el coche.
Una vez aparcamos, en la valla de la zona del este, encontramos una puerta giratoria que nos deja pasar al carril que va paralelo a la autopista, tomamos por él en sentido Málaga, hasta llegar a la intersección 1, donde giramos a la izquierda y continuamos andando, el carril es un poco polvoriento pero cómodo para caminar, dejamos el carril de la izquierda en la intersección 2, que nos serviría para subir a los restos del Castillo del Nicio y seguimos por la derecha, pasaremos por varios cortijos, en primer lugar el Cortijo de San Francisco y más adelante el Cortijo del Molino Alto.
A los 3 kilómetros de comenzar a andar nos encontramos frente a una puerta de entrada a una finca, justo a su derecha está la vereda que nos conduce al cauce del río, a nuestra izquierda una plantación de palmeras (cocos plumosos).
Si quieres información de las demás plantas que nosotros vimos te recomiendo que visites el siguiente blog:
       


Una vez en el río tenemos ante nosotros la primera gran charca que está formada por un dique que sirve para encauzar el agua hacia una acequia a la izquierda, tenemos dos opciones; remontamos el río o lo cruzamos; nosotros decidimos darnos un primer chapuzón para después cruzarlo y seguir la senda.
Una vez hemos cruzado el río seguimos por la izquierda y llegamos a la intersección 4 y otra vez tomamos por la izquierda, para continuar por ella hasta que se acaba.
Hemos llegado al territorio de los mármoles, justo aquí se forma la primera gran charca: “la Charca de la Piedra”, paramos y vemos la posibilidad de pasar por el río, el agua nos llega al cuello, por lo que hay más o menos 1,5 metros, sacamos los botes estancos para prevenir accidentes y la cruzamos, seguimos con cuidado para no resbalar y llegamos a una segunda poza, por nuestra derecha podemos salvarla, pero decidimos cruzarla a nado, aquí hay más profundidad.
Otra vez caminamos por los mármoles resbaladizos donde se forma pequeños saltos de agua y poco a poco llegamos a nuestro destino: La Charca de las Nutrias, sitio singular y extraordinario, sin duda merece la pena venir a darse un baño a este rincón.
Tras un rato de disfrute de la charca y debido a que una pareja muy “fogosa” nos perturbaba nuestra tranquilidad de espíritu, decidimos bajarnos a la Charca de la Piedra, donde decidimos comer y reponernos, más tarde nos bajamos a la primera charca para nuevamente tomarnos un baño y disfrutar de los chorros de agua que se escapaban de la acequia a modo de "spa" relajante.
La vuelta la hacemos por el mismo camino, eso sí, ahora el polvo del camino se hace un poco más incomodo de llevar.
En total ida y vuelta algo menos de 7,5 km.

sábado, 10 de junio de 2017

Los Cahorros de Monachil hasta Antigua Estación Eléctrica de La Vega.

Inicio de ruta

Fin de ruta

Uno de los puentes

Cueva de Las Palomas






Powered by Wikiloc





Los Cahorros de Monachil hasta Antigua Estación Eléctrica de La Vega.

Son muchas las veces que hemos realizados esta ruta sobre todo en su primer tramo y en muchas ocasiones hemos recomendado a amigos y compañeros que la realicen con sus hijos y familiares, porque en esta ruta los que seguro se lo pasarán mejor serán los pequeños o los que se siente aún como niños.
Por estos motivos no podíamos dejar de ir a esta ruta para que la conociera nuestros más joven acompañante, nuestro amigo Germán.
La ruta se realiza en el término municipal de Monachil, que está situado a 8 kilómetros al sureste de Granada, en la parte del centro-sur de la Comarca de La Vega de Granada.
Parte de esta ruta se realiza dentro del Espacio Natural de Sierra Nevada y discurre bordeando el río Monachil, que nace a pies del Pico Veleta y que tras pasar por la Estación de Esquí de Borreguiles forma la pista de esquí del Río a la que se puede tener acceso desde la Estación de Esquí de Pradollano, y antes de llegar al municipio del mismo nombre el río se encajona y forma los llamados Cahorros de Monachil. Sus altas paredes, sus frías aguas y su espléndido bosque de galería hacen de este espacio un lugar ideal para caminar en temporadas estivales. Pero no debemos olvidar que cada época tiene su encanto, el otoño por ejemplo le da un toque especial por los colores, solo tenemos que tener cuidado en temporadas de lluvias por la crecidas del río.
Si quieres conocer algunas de las plantas que nosotros vimos este día, te recomiendo visite el siguiente blog:

·       LAS PLANTAS DE MIS EXCURSIONES

Para llegar al punto de inicio, nosotros desde Málaga tomamos la autovía A-45 hasta el Puerto de la Pedrizas, donde tomaremos la salida 114 y seguimos por la A-92M y tras unos 20 km. nos incorporamos a la A-92, nosotros solemos parar tanto a la ida como a la vuelta en Riofrío en la Casa del Pastel. Dejamos la A-92 en la salida 230 y tomamos la A-92G y nos incorporamos a la circunvalación de Granada A-44, en la salida 132 nos desviamos siguiendo los carteles de Sierra Nevada, para seguir por la A-395 hasta la salida 2, a partir de aquí seguimos por la A-4048 primero y después por la GR3202 pasaremos por el Barrio de La Vega y más tarde llegamos al pueblo de Monachil. Una vez en el pueblo podemos dejar el coche aquí y hacer la ruta un poco más larga, nosotros hemos decidido seguir un poco más con el coche; para ello salimos del pueblo por la carretera de El Purche, siguiendo los carteles direccionales informando de Los Cahorros, a menos de 1 km del pueblo llegamos al Bar el Puntarrón donde podemos dejar el coche o mejor un poquito más adelante tenemos una antigua era, Era de Los Portachuelos, acondicionada como aparcamiento.
Una vez dejamos el coche retrocedemos al carril que hemos dejado a la derecha y entramos por él (intersección 1), este tramo discurre entre cortijos y huertas de olivos, cerezos y membrillos, cruzamos un riachuelo y siguiendo por la acequia dejamos atrás un primer merendero, donde podemos tomar unas cervecitas y continuamos hasta llegar al Merendero San Garrito, donde también se puede dejar el coche si eres cliente, nosotros alguna vez hemos dejado el coche aquí y a la vuelta hemos degustado unas cervecitas y unas buenas tapas “gratis”.
Una vez situados en la puerta de este bar el camino sigue por la derecha y va paralelo a la valla del mismo. Llegamos a una zona de olivos, (intersección 2), tenemos dos opciones a la izquierda hacia los Cahorros Altos y de frente hacia los Cahorros Bajos, nosotros seguimos de frente y dejaremos los Altos para la vuelta. Tomamos a la izquierda en la intersección 3 y un poco más adelante llegamos a la 4 , aquí se unen las veredas que vienen desde el pueblo y la que nosotros tomamos a la izquierda que nos adentra en el Parque Natural, seguimos el camino y la acequia, las paredes empiezan a acercarse y podemos ver una primera cascada en la pared de enfrente y otra segunda un poco más adelante, a partir de aquí el GPS comienza a tener fallos por causa del encajonamiento del río, pero el camino no tiene pérdida, seguimos adelante y pasamos un primer puente colgante y llegamos a la intersección 5 donde se encuentra restos de una edificación, a la izquierda, está la senda por donde nosotros retornaremos para ver parte de los Cahorros Altos y a la derecha está la joya de la ruta un puente tibetano de unos 63 metros de largo y a ambos lados unas espléndidas cascadas, esta zona es una de las más cotizadas para tomar el almuerzo y darse un baño, aunque no es la única.
Proseguimos por el desfiladero del río, sobre el muro que se construyó para encauzarlo, no es raro, a partir de aquí,  encontrarnos algunos aficionados haciendo vías de escaladas, y es esta zona donde comienza el juego: tenemos que agacharnos, pasar de lado, agarrarnos a los ganchos clavados en la pared, bajarnos del muro volver a subir, dar paso a los que regresan, etc. Es sin duda esta zona la más atractiva para los críos debido a que ellos tendrán menos dificultades de paso que los mayores.
Otro punto importante de la ruta es el Túnel o Cueva de Las Paloma que tenemos que atravesar antes de que el desfiladero llegue a su fin.
Una vez finaliza el desfiladero, el barranco se abre divisando enfrente el Tajo del Contadero y más adelante el Cerro de los Poyos de Monachil.
Llegamos a una zona donde no hay vegetación a la izquierda tenemos el último puente colgante, y bajo él, otra bonita zona para refrescarnos tanto por dentro como por fuera, desde aquí podemos dar la vuelta por el mismo camino o subir al carril tras cruzar el puente y volver por la senda que va por Los Cahorros Altos y poder ver el encajonamiento del río, aunque esta opción es mejor en época poco calurosa y sin niños.
Nosotros en esta ocasión hemos decidido continuar un poco más adelante hasta llegar a la antigua estación eléctrica, para ello  seguimos de frente sin cruzar el puente, dejaremos atrás las intersección 6, 7, 8 siempre tomando por la derecha y tras algo más de 1,5 km llegamos a una antigua construcción que nosotros confundimos con la eléctrica y desde donde iniciaremos el camino de regreso.
Es una vez en casa cuando nos damos cuenta que no hemos llegado a la abandonada central eléctrica y que esta se encuentra a unos 200 metros más adelante.
El camino de regreso lo hacemos por el mismo camino hasta llegar a la intersección 8, aquí tomamos por la derecha y cruzamos el puente para cambiar de ladera y tener otra perspectiva del río.
El camino nos hace subir un poquito, y al final cuando nos situamos por encima del último puente colgante tenemos unas buenas panorámicas del entorno, tras unas fotos tenemos que hacer una vertiginosa bajada hacia el puente.
Una vez nuevamente en el puente lo cruzamos e iniciamos nuevamente la gincana ahora con otra visión diferente por lo que la disfrutamos doblemente, cuando llegamos al gran puente tibetano lo cruzamos y seguimos de frente para dirigirnos hacia las Eras de Los Renegrales, desde este fantástico mirador se puede ver la mejor perspectiva de los Cahorros, el encajonamiento del río y de la verticalidad de sus paredes.
Tras unas fotos bajamos hacia la intersección 2 y de aquí al coche por el mismo camino, aunque antes de llegar tenemos 3 sitios donde hacer una parada y degustar las fantásticas tapas de la zona.
Al final algo menos de 9 km.