sábado, 15 de marzo de 2014

Subida al Piedra del Águila (Lora de Estepa)

Al fondo Lora de Estepa

Con una orquídea















Casa del Trapero
Piedra del Águila



























Descargar track

Como llegar


Subida al Piedras del Águila en Lora de Estepa.
Un día más Juan de Dios nos propuso dos rutas y decidimos venir a esta. El día prometía ser maravilloso y así fue, un fantástico día primaveral.
La primavera se dejar notar y los campos comienzan a enseñarnos todos sus secretos botánicos, solo con ir un poco atentos podemos ver verdaderas joyas de la naturaleza. Nosotros en solo unos cuantos de kilómetros pudimos ver al menos 6 tipos de orquídeas (anacamptis pyramidalis, orchis collina, orchis champagneuxii barn, ophrys fusca, orchis cabrenensis, y orchis lactea poiret) 2 de nardos (narcissus papyraceus, narcissus baeticus Fdes. Casas) 2 plantas parasitas, (cuscuta epiithimum y orobanche latisquama)  y un tulipán de monte (fritillaria lusitánica wikstron) además de las plantas típicas de nuestro monte bajo que no voy a relatar aquí, si solo decir que el romero (rosmarinus officinalis) estaba en plena floración.
Bueno después de quedar  fascinado con las distintas variedades botánicas  de las que pudimos disfrutar también las vistas de las dos vertientes  fueron espectaculares principalmente por culpa del buen día que tuvimos. En la zona noroeste teníamos las vistas de los pueblos de Lora de Estepa y de Estepa y la Sierra de Becerrero y al sureste los Llanos de Antequera.
Para comenzar la ruta nos dirigimos hacia la población de Lora de Estepa, tomamos la A-45 dirección Antequera, nos desviamos a la A-92 hasta la salida 113 donde tras cruzar el puente sobre la autovía tomamos por la derecha y nos cruzamos al frente al carril que hay delante de la nave de Carrecas y aquí tomamos a la izquierda hasta llegar al llano que hay junto a la Ermita de San Marcos donde dejaremos el coche.
La sierra a la que vamos a subir la hemos traído a nuestra izquierda el último kilómetro de autovía y hemos podido ver los farallones donde los aficionados a la escalada hacen su deporte así como la Cueva de Peñarrubia.
Para comenzar nos adentramos a la sierra dirección sur por lo que al principio son varias senda que van confluyendo en una sola muy marcada y fácil de seguir, además alguien se ha dedicado a poner trocitos de cuerda azul que nos sirven de hitos, nosotros suponemos que han de ser los aficionados a la caza quien la ha marcado para establecer la línea de caza y los puestos. La ruta va tomando altura poco a poco sin dificultad vamos apreciando el paisaje y las distintas especies botánicas que nos vamos encontrando, cuando nos acercamos a las primera paredes de piedra la senda nos vuelve a bajar un poquito y continua, sigue estando clara y fácil de no perder, aparece una valla que pensamos que tenemos que saltar pero no, la senda gira a la izquierda y sube y la valla vuelve a gira y ahora la senda se despega de la valla y nos dirige en una fuerte pendiente hacia el collado que forma el Piedra del Águila y el mogote de piedra de la derecha de este. En plena subida si nos fijamos a mitad de pared podemos ver el nido del águila. Cuando alcanzamos el collado nos asomamos para ver la  otra vertiente, y desde aquí se puede subir aunque el terrenos se pone un poco complicado. Nosotros decidimos subirnos en los mogotes de piedras de la derecha hacernos unas fotos y continuar.
En este punto hago un inciso, personalmente pienso que la ruta debería acabar aquí y realizar la vuelta por el mismo sitio, aunque esto lo digo a toro pasado. Porque nosotros continuamos para hacerla circular, pienso que debido a las dificultades que nos vamos a encontrar casi no merece la pena.
Continuamos narrando la ruta, ahora nosotros decidimos volver a bajar hasta prácticamente la verja y buscar la senda que traíamos pero a partir de aquí la senda se hace muy complicada, el matorral  nos corta insistentemente el paso y es difícil de seguir, pero continuamos hasta que nos encontramos con una valla perpendicular a la que llevamos a la derecha, nosotros decidimos pasar al otro lado, no tiene dificultad por que ha puesto una pata de andamio como si fuera una angarilla. A partir de aquí nuevamente la senda parece más fácil de seguir,  subimos junto a ella hasta el puerto y desde aquí comenzamos a bajar hasta el campo de olivos pero antes tenemos que volver a saltar esta valla, ahora lo aremos por abajo en un fallo  en el terreno, seguimos y nuevamente  encontramos otra valla que volvemos a buscar como saltar en este caso tomamos por la izquierda y en un punto la valla esta caída.
Nos adentramos en el olivar y vamos caminando por la izquierda hasta encontrar el carril y a partir de aquí carril y carril hasta salir de la finca.
En la salida de la finca vemos las ruinas de La Casa del Trapero y como aún no hemos comido paramos aquí y comemos algo.
Más tarde continuaremos por el carril y decidimos seguir por él. Aunque Juande nos advierte que en la curva a la derecha podíamos seguir de frente, pero nosotros seguimos por el carril hasta que llegamos a la autovía y giramos a la izquierda. Ahora el camino va paralelo a la autovía y si miramos hacia la izquierda las paredes de la sierra se aprecian muy bien e incluso a algunos escaladores.
Llegamos hasta donde está el Toro de Osborne y tras este se encuentra la Ermita de San Marcos donde dejamos el coche.

En total unos 8,5 km.